martes, julio 31, 2007

El futuro de las grandes vueltas.

Damos comienzo a una nueva sección en el blog (juventud, divino tesoro) en la que analizaremos a los jóvenes valores, con un deporte que necesita de verdad esto, y es que aunque yo no voy a caer en el error de decir que estamos viendo como aparece una nueva generación limpia, al menos aparece esa nueva generación está cosechando muchos éxitos. En este deporte, un ciclista es considerado joven cuando no ha cumplido los 25 años, pues es el parámetro tomado para contabilizar esta clasificación en las diversas carreras, y es el tope que pondré para los ciclistas que tomen parte en esta sección. Los dos primeros protagonistas son dos corredores que ya han conseguido subir al podio en una gran vuelta, ambos esta temporada, demostrando que su progresión ha dado un gran salto cualitativo, y poniéndoles entre los mejores del panorama ciclista muy pronto, como ya les ocurrió a otros genios (por ejemplo Ülrich o Merckx).

El primer protagonista, en estos días no puede ser otro que Alberto Contador, que tras un tiempo de parón obligado tras la Operación Puerto, finalmente pudo fichar este año por Discovery, para explotar definitivamente, y demostrar todo aquello que apuntaba. En realidad no lo podemos considerar como una promesa, pues es el ganador del Tour de Francia, pero a sus 24 años debe estar en esta sección.
Aunque los periódicos deportivos hayan descubierto ahora al madrileño, Contador ya empezó a hacerse un nombre entre los profesionales ganando la contrarreloj final de la Vuelta a Polonia en el año 2003, por delante de gente como Voigt o Brard, en el 2003 (con solo 20 años, pues los 21 los hace en diciembre), año en que ya finalizó cuarto en la Vuelta a Castilla-León, que sería vencida por Mancebo. Esto ocurrió en su año de neo-profesional, en el equipo Once, estructura de la que no se desvinculó hasta este año. El 2004 supuso un punto de inflexión y es que un cavernoma le obligó a perderse cuatro meses de competición tras una caída en la Vuelta a Asturias, y su mejor resultado fue la quinta plaza en la Semana Catalana, además de debutar en París-Niza, obteniendo ese mismo lugar en el prólogo.
En 2005 comenzaron a llegar los éxitos importantes, pues tras su inicio de temporada con victoria (una etapa en el Down Under en la que llegó junto a su por aquel entonces compañero Luis León Sánchez, el cual se adjudicó la general), realizó un buen paso por las vueltas de una semana españolas (la general y una etapa de la Semana Catalana, y un triunfo parcial en País Vasco), y comenzó a destacar en carreras Pro-Tour (top-15 en París-Niza), donde encontró su mayor éxito hasta ese momento logrando una etapa del Tour de Romandía, además de ser cuarto en la general, a solo cuatro segundos de lograr un puesto en el podio (Menchov fue el que lo impidió). Estos buenos resultados le llevan a debutar en el Tour.
El año pasado (2006) mantuvo su progresión y es que su inicio de temporada fue espectacular, haciéndose con otra etapa y siendo segundo en Romandía, acabando cuarto la Vuelta al País Vasco, y adjudicándose una de las etapas de la Vuelta a Suiza. Tras esto, obligado parón como dijimos antes debido a la OP.
Esta trama de dopaje le lleva a cambiar de aires para este 2007, y ninguno mejor que el equipo de Johann Bruyneel, el Discovery Channel, en el que será el encargado de disputar a tope el inicio de temporada. En Valencia consigue ganar en el alto del Campello, pero un pinchazo le había hecho perder tiempo en anteriores jornadas, y le deja sin opciones en la general. Sus dos siguientes citas fueron igual de bien, y es que consigue al fin una Vuelta Pro-Tour, como es París-Niza, de donde se marcha además con dos etapas, y mantiene ese punto de forma hasta la Vuelta a Castilla-León, donde consigue un triunfo en Navacerrada, así como la general. En País Vasco paga todos estos esfuerzos, y comienza unas vacaciones merecidas para preparar el Tour, en el que en principio trabajará para Leipheimer. Antes de la Grand Boucle corre Dauphine, donde finaliza sexto, y en la ronda francesa se va ganando los galones a medida que pasan los días, y en montaña es el único capacitado para aguantar a Rasmussen, al que bate en una de las etapas. Cuando el danés es expulsado, el de Pinto queda como máximo candidato a la victoria, aguantando bien el embiste de Evans y su compañero Leipheimer en la crono definitiva.
Contador por lo tanto seguirá acumulando triunfos, y habrá que ver cuantos Tour puede llegar a contabilizar, pero hay que recordar el caso Ülrich, que aunque inauguró su palmarés un año antes, no consiguió aumentar esa cifra.

El otro ciclista no es otro que Andy Schleck, segundo clasificado en el último Giro de Italia, y cuya mejora de rendimiento ha sido mas sorprendente que la del madrileño. Andy es hermano pequeño del también ciclista Frank Schleck, y aunque cuando el director de su equipo dijo que el bueno sería el benjamín muchos le tomaron por loco (Frank ha ganado ya la Amstel Gold Race y una etapa en Alp D´Huez entre otras cosas), en la pasada corsa rosa demostró que puede darle la razón.
Como decimos, esta explosión era menos esperada, pero en ello puede influir que nació tres años después que Contador. En su primer año, el 2005, dio pinceladas de calidad en pequeñas vueltas, acabando en el top-10 de carreras como Dunkerke, además de proclamarse campeón luxemburgués contra el crono, y tercero en una prueba en ruta vencida por su hermano. Participó además en el Tour del Porvenir, pero lo máximo que consiguió fue un quinto puesto en uno de los días. El siguiente año (2006) no mejoró mucho, consiguiendo también un top-10 en la Vuelta a Inglaterra, aunque en la Vuelta a Alemania (carrera Pro-Tour) consiguió un meritorio 16º puesto. Además, consiguió dos nuevas victorias, ambas en la Vuelta a Sajonia, una de ellas por delante de Gerdemann.
Para finalizar, este año disputa la Paris-Niza, en donde finaliza en el puesto 16, demostrando una progresión lógica, mientras que en Romandía ya consigue su primer top-10, finalizando en la octava posición. Tras esto, llega al Giro, y va aguantando siempre en el grupo de los favoritos, en el que siempre falla alguno de sus rivales (excepto un pletórico Di Luca), por lo que sin necesidad de atacar, el luxemburgués salda su primera participación en una gran vuelta con una segunda plaza, así como el maillot blanco de la prueba italiana. Esto es sospechoso para algunos, y es que la mejor clasificación en una vuelta hasta el día de hoy, la ha realizado en una gran vuelta, pero en los próximos años saldremos de dudas.

3 comentarios:

Conde dijo...

Excelente como siempre!!! Contigo si que aprendo.

Yo agrego dos de estas "longitudes" a la lista, a ver que opinan los demas: Rigoberto Uran y Juan Mauricio Soler.

--el pedal-- dijo...

Buenisimo el blog :-)

Ahi va una critica constructiva: deberias hablar algo de la trayectoria junior y sub 23 para que te quedara el estudio completo del todo ;-)

avenida dijo...

Gracias por los piropos. A Conde, pues como ves, voy siguiendo por ahora la saga, así que no te preocupes que a tus dos colombianos les haré un artículo.
el pedal, gracias también por los piropos y la critiquilla. Intentaré hablar, pero lo malo es que no tengo mucha información sobre las categorías inferiores, ni tiempo, que al tratar de hablar de varios deportes, no puedo acaparar todos los temas... De todas formas lo intentaré;)

Gracias a ambos por pasar y comentar, y seguir haciéndolo