lunes, octubre 08, 2007

El Ros Casares apuntala el equipo.


Poco dura la resaca del europeo, y es que el Ros Casares valenciano ha dado un nuevo golpe en el mercado español, consiguiendo la contratación de dos grandes jugadoras como son Katie Douglas, la cual aterriza con un contrato de tres meses y Elena Baranova, que ha firmado por una temporada.
Katie Douglas es una alero estadounidense de 28 años y 1,83 de altura. Su último año compitió en Lituania, para las filas del Teo Vilnius, con el cual disputó la Euroliga, competición en la que promedió 14,8 puntos y 4,5 rebotes por partido. Además no dejó de acudir a su cita veraniega con la WNBA, en la que ha hecho su mejor temporada en el plano individual con las Conecticut Suns, equipo con el que llegó hasta la primera ronda de play-off, en donde no pudieron con las Indiana Fever. Sus promedios del año han sido de 17 puntos (novena mejor marca), 4,6 rebotes y 3,7 asistencias, además de 1,9 robos (quinto mejor promedio de la WNBA). Douglas llega por lo tanto para apuntalar el juego exterior del equipo, en el que a priori deberá luchar por la titularidad con la veteranísima Tornikidou que podría ser una magnífica sexta mujer.

El otro fichaje afecta al juego interior valenciano, que ha tenido dos malas noticias mientras esperaban el inicio de la temporada. La primera de ellas fue el embarazo de Margot Dydek, que la aparta al menos durante esta temporada de las canchas de juego, y que hará que se echen de menos sus centímetros. Erika de Souza por su parte estará de baja tres meses debido a una lesión en el tobillo que la ha obligado a pasar por el quirófano. Por lo tanto se hacía necesaria una incorporación, que se ha hecho realidad en la persona de Elena Baranova, jugadora de 35 años y que mide 1,92. La rusa estuvo el año pasado en la misma situación que Dydek se encuentra este año, y es que hizo un parón en su carrera para ser madre (como también hizo su nueva compañera Tornikidou, cuyo hijo juega en las categorías inferiores del Pamesa). Baranova es una gran conocida en este deporte, y ha disputado 4 Juegos Olímpicos, de los que ganó uno, concretamente los celebrados en Barcelona en 1992, y compartió un puesto en el quinteto ideal del último mundial con Amaya Valdemoro, ex-jugadora del Ros.

6 comentarios:

X-Man dijo...

Me parece muy curioso lo que pasa con la WNBA. Que las mejores jugadoras de alli vengan a jugar a Europa mientras no pueden hacerlo alli. Inmediatamente me viene a la mente lo que pasaria si Kobe jugara en el Panathinaikos o LeBron porque no, en el Barça, por poner un ejemplo.

avenida dijo...

La verdad que si que es curioso, pero la WNBA tampoco creo que de para vivir de una manera muy holgada (comparado con otros deportistas, claro), y no es demasiado difícil compaginarla con competiciones europeas. Este año mucho mas fácil con el europeo, pues comienza mas tarde la competición, en la que además se han reducido los partidos de play-off.

Imanol dijo...

raro lo de marcharse a europa si. aunk si la situacion en eeuu es mala... mas de una habra tenido muchas complicaciopnes para seguir alli.

avenida dijo...

No Imanol, no es que dejen la WNBA, si no que en verano juegan allí, y en septiembre comienzan la temporada con equipos europeos, jugando alguna de ellas únicamente la euroliga (caso Lisa Leslie con el Spartak)

Juanejo dijo...

la wnba que dura, 3 meses no? normal que se vengan aqui a poner el cazo mix.

true wolf dijo...

Tengo entendido que el salario máximo de la WNBA no está nada mal y da para vivir bien, supongo que el mínimo también. De todos modos, ya sabemos lo corta que es la vida de un deportista (no digamos la de alguien que puede quedar embarazado :p). POr tanto encuentro bastante normal que vengan, aunque a los fans de NBA nos parezca rarísimo.