martes, marzo 20, 2007

Milan-San Remo (previa).

La primavera llega, y lo hace tras unas París-Niza y Tirreno-Adriático vibrantes y muy entretenidas. La primera clásica Pro-Tour, uno de los monumentos de este deporte, y que siempre da bastante espectáculo, se disputa este sábado, entre las ciudades de Milán y de San Remo. Las subidas a Cipressa y Poggio escogerán a los mejores del gran pelotón que la inicie, si bien, la mayor selección la provocan los 294 kilómetros de la Clasiquísima. Esto hace que el vencedor no pueda conformarse con su rapidez, ni con pasar bien los pequeños puertos que aparecerán, sino que debe ser además de ello un gran fondista.
El año pasado la victoria fue para Pozzatto, adelantando en la meta al ganador del año pasado, Alessandro Petacchi, y a Luca Paolini. Además, los últimos vencedores tienen bastante nombre, como es el caso del ya nombrado Petacchi, o los campeones del mundo Freire, Cipollini y Bettini. Para aumentar la motivación de los ciclistas, este año se celebra la edición centenaria, por lo que figurar como ganador en ese año da un plus de felicidad al que se lleve el gato al agua.


RECORRIDO



EQUIPOS

  • Acqua & Sapone. El ex-ganador del Giro, Stefano Garzelli, no ha comenzado nada mal la temporada, y su rapidez le coloca con opciones, no tanto de triunfo, pero si de estar adelante con los favoritos. No en vano, el curso pasado ya fue séptimo,habiendo llegado a ser cuarto (en 1999). También Balducci, el sprinter del equipo, no ha empezado nada mal, y fue tercero en la etapa de despedida de la Tirreno, aparte de haber sido top-10 en dos ocasiones. Los otros componentes de este equipo invitado son Andriotto, Codol, Donati, Kunitsky, Simone Masciarelli y Palumbo (segundo del Giro d´Oro el año pasado, solo superado por Cunego).
  • Ag2r. Una caída ha impedido participar a Jean Patrick Nazon, que ya ganó una etapa en París-Niza. Por lo tanto, Nocentini será su principal baza, si bien tiene muy difícil estar adelante. También cuentan con los sprinters Usov y Mondory, que con estar en el grupo cabecero ya podrían estar contentos, y a partir de ahí, intentar dificultar la victoria a los favoritos. Los demás, aguantarán todo lo que puedan, pero como he dicho, es complicado que consigan buen resultado. Estos son Dion, Doumoulin (buena París-Niza la del bajito corredor), Calzati, Krivstov y Elmiger (noveno el año pasado).
  • Astaná. El año pasado Matthias Kessler despuntó en el Tour, con una gran combatividad, pese a haber realizado ya grandes clásicas. En esta carrera debuta con su nuevo equipo, al que ha llegado junto a Klöden, e intentará comenzar con buen pie, pero sabiendo que Flecha Valona o Amstel le vienen mejor a sus cualidades. Si el fallara, tienen a Haselbacher, Mikhailov y Kemps, si bien su nivel no es comparable a los grandes velocistas. Este último debe ir cogiendo confianza en estas grandes pruebas, pues solo tiene 23 años. Los otros componentes son de Kort, Ivanov (noveno en 2003), Muravyev y Rast (campeón de Suiza).
  • Barloworld. El comienzo de Robert Hunter ha sido bueno, ganando la Volta a Santarem, pero su nivel no está ahora mismo al de los gallitos de este deporte. El surafricano, junto a Bonomi, realizó un buen GP de los Etruscos (4º y 5º respectivamente), llegando por detrás de Petacchi, Balducci y Bennati, así que al menos lo intentarán. Estos dos, junto a Degano, se buscarán sus opciones de disputarse un sprint, aunque lo mas fácil sería buscar una fuga. El equipo no está nada mal, pues lo completan Alexander Efimkin, Guidi (aporta mucha veteranía), Longo Borghini (ganador el año pasado en Nobili) y Siutsou..
  • Bouyges. Equipo luchador el que presenta Bernaudeau, con corredores combatitivos, que aunque tienen complicada la victoria, es seguro que se mostrarán. Xabi Florencio demostró el año pasado en San Sebastián que se puede hacer con victorias en clásicas, y seguro que intenta repetirla, pero las cotas de esta prueba no son tan duras como Jaizkibel, y el grupo llegará mas compacto. Geslin ya consiguió un tercer puesto en el mundial de Madrid, por lo que en una prueba de este tipo puede volver a sorprender, pero no tiene nada asegurado. Y además, Vöeckler (estuvo muy cerca de ganar una etapa en París-Niza) se mostrará en alguna fuga. Sin embargo, desde el mismo equipo aseguran que sus bazas en caso de llegada en un grupo son Pineau y Martias, sobre todo el primero, que pasará bien el Poggio. También estarán Pichot, Pütsep (campeón de Estonia en ruta) y Renier
  • Caisse D´Epargne. Tras la baja de José Joaquín Rojas, tras ser atropellado por un coche, y que se perderá la "Primavera" además de Flandes y Rouvaix como poco, Vicente Reynés queda como única baza para el conjunto dirigido por Unzue. Reynés (ya recuperado de su cólico) espera mantener la forma con la que llegaba a París-Niza, y intentar mejorar su undécimo puesto hace dos temporadas. Lastras por su parte parece llegar bien de forma (11º en Tirreno) y podría intentar endurecer la carrera en el Poggio. Por su parte, Berthou, Erviti, Perget, Markov y Fertonani trabajarán en beneficio de sus líderes, esperando a mejores oportunidades para sus intereses.
  • Ceramice Panaria. El argentino Max Richeze ha logrado un cuarto puesto en la última etapa de Tirreno, demostrando que en la llegada puede estar arriba, si bien, pasar de un décimo puesto ya sería una gran sorpresa. También tienen a Grillo, que o se buscará el sprint por su parte, o el que mas débil vaya intentará trabajar para el otro, al igual que Daniele Colli. También cuentan con Mazzanti, ganador en el GP di Lugano y tercero en Chiasso. Los demás componentes son Dall´Antonia, Sella, Bucciero y Sella (podría intentar la escapada en alguna de las dificultades, pero sobre todo se prepara para citas venideras).
  • Credit Agricole. Cuentan con uno de los máximos favoritos, y que aunque siempre acaba en puestos cabeceros, le cuesta dar ese paso adelante para ganar. Sin embargo, Hushovd sabe lo que es ser tercero en la "primavera"hace dos años, y ya el año pasado se fue del Tour con dos etapas. El Credit sabe de la importancia del noruego, y lo buen fondista que es, y para ello basa todo su equipo en el, si bien no necesita lanzadores, y le basta con Dean para ayudarle a escalar posiciones en los momentos claves. Pendientes de Husovd, pero también con algo de libertad, estarán también Belloti, Bodrogi, Bonnet, Laurent, Kaggestad e Hinault.
  • Cofidis. Se podría considerar a Nuyens como su jefe de filas, pero el belga tiene mas en mente las clásicas del Norte, y ve la Milán-San Remo como preparación hacia eass pruebas. Eso si, si el ganador de Besseges esta temporada se encuentra bien, no dejará pasar la oportunidad. Moreni por su parte sabe como hay que actuar en esta prueba, y ya ha conseguido un sexto puesto esta temporada en la Milán-Turín. Para acabar el equipo, Minard, Scheirlinckx (afinando su punto de forma para los monumentos belgas), Elizjen, Duclos-Lasalle, Heijboer y de Weert.
  • Discovery. Tras una brillante París-Niza, su equipo no da tanto miedo como en esa competición, si bien Allan Davis intentará confirmarse como uno de los mejores esprinters. El australiano ha conseguido llegar en el grupo cabecero estos años, pero no consigue pasar del decimoquinto puesto. Popovich por su parte podría intentar una lucha a muerte con el pelotón, pero su brillante victoria de este año en París-Niza es difícil de revivir. También podríamos contar con Vaitkus, pero debe aguantar todos los kilómetros, y seguramente Bruyneel le utilice para arropar a Davis en los kilómetros decisivos. Los otros Discovery son Byleka, Gusev (también pendiente de las Árdenas), Padrnos y White.
  • Euskaltel. No competirá Samuel Sánchez, que podría haberlo intentado en el descenso del Poggio, y es que los directores del equipo prefieren mantener el bloque de la Tirreno-Adriático. En ese equipo, Koldo Fernández de Larrea intentará volver a sorprender a los favoritos, como ha conseguido ya en la etapa de cierre de la ya mencionada Tirreno. El de Zarautz dice haber ganado mucha confianza con su victoria, y no se sabe hasta que nivel puede llegar, con muchos de los rivales a los que ya ganó. Para protegerle, cuenta con Bru, Albizuri (a punto de sorprender en la primera etapa de Andalucía), Unai Etxebarría, Aitor Hernández, Aketza Peña e Iban Mayoz.
  • Françaisse de Jeux. Philip Gilbert es su mayor baza, y ya hace dos años consiguió un meritorio sexto puesto. Es un gran clasicómano, si bien, a lo mejor la prueba no tiene tanta dureza como el necesita para brillar algo mas, aunque si llegara en un grupo, es uno de los favoritos. El joven Lövkist por su parte se va preparando para vueltas de una semana, pero ya fue cuarto en Lugano. Junto a el tienen a Auger, Detilloux, da Cruz, Guesdon (ganador contra pronóstico en la París-Tours, y que espera a Rouvaix, donde ya ganó en 1998), Mengin (ganador de una etapa en Besseges) y Patanchon.
  • Gerolsteiner. Rebellin y Schumacher llegan en gran forma, tras no andar muy lejos de ganar París-Niza y Tirreno-Adriático. El primero de ellos fue cuarto hace 12 años, si bien desde entonces tampoco ha realizado grandes actuaciones en "la Clasiquísima", mientras que Stefan debe esperar a pruebas mas adecuadas a sus características. Sin embargo, aquí no acaban las opciones del conjunto alemán, pues Weggman prueba para la que se estaba preparando en este inicio de año, tras ser tercero en Lombardía el curso anterior. Los demás ciclistas serán Haussler, Kopp (sprinter del equipo y que ya fue decimosegundo el año pasado, por lo que puede llegar a los diez primeros), Wrolich y Thomas Fothen.
  • Lampre. Potente equipo el presentado por los italianos, con dos sprinters de garantía y un gran clasicómano. Ballan ya fue octavo el año pasado, si bien comenzó el año mas fuerte, y puede que en esta temporada prefiera centarse en las clásica del norte, tras ser tercero en Rouvaix. Sus hombres rápidos serán Bennati, que si consigue pasar el Poggio, ya ha demostrado ser junto a Freire el esprinter mas en forma, y Napolitano, quinto el año pasado, que debe hacerse fuerte en esta prueba para contar con la ayuda de Daniele. Corioni por su parte lanzará al que mejor se encuentre de ellos, mientras que Righi, Vila, Stangelj y Baldato (tras grandes actuaciones, como el sub-campeonato en 2000, sabe que sus opciones pasaron y le toca ayudar a sus líderes).
  • Liquigas. Pozzatto intentará revalidar el triunfo en la pretigiosa prueba italiana, algo complicado, pero a lo que el equipo le ayudará. Pippo ha estado en Tirreno preparándose para esta Milán-San Remo, y el momento clave llega. Tampoco hay que dejar de lado a Paolini, quizá mas rápido que Pozzatto y tercero en la edición pasada, pero que seguramente cederá galones al otro jefe de filas. También Pellizotti, tras una gran París-Niza, podría sorprender a los favoritos. Lo complicado será combinar a estos tres grandes ciclistas, pero si lo consiguen, la victoria no es nada descabellado. Para finalizar el equipo están Gasparotto, Petito, Calcagni, Quinziato y Spezialetti. La baja mas sensible es la de di Luca, todavía aquejado de la gripe que le impidió participar en Tirreno.
  • Predictor-Lotto. Conjunto creado alrededor de McEwen, que es el único sprinter de primer nivel que ha ganado una etapa Pro-Tour en este inicio de año (Nazon y Koldo Fernández están un peldaño por debajo), por lo que su moral seguro que es alta. El australiano no ha conseguido nunca buenos puestos en esta prueba, lo cual puede ser un hándicap, ya que busca mas victorias en etapas de grandes vueltas (el año pasado arrasó en Giro y Tour). Para ayudarle cuenta con Leif Hoste, que se prepara para el asalto definitivo a Rouvaix o Flandes, algo que ya consiguió hace mucho tiempo Aerts, y que asume su rol de trabajador. Para ayudar a Robbie a conseguir su primer triunfo en esta prueba, estarán Cioni (ganador de etapa en Andalucía), Leukemans, Bert Roesemens, Vansevenant y Vansummeren.
  • Quick Step. Boonen, el líder del equipo, está mas preocupado en las clásicas de su país, pero seguramente llegará con el grupo cabecero, y en ese esprint, nunca se sabe lo que puede hacer. También el campeón del mundo Bettini podría intentar algo, pero al parecer correrá con una costilla rota debido a sus dos caídas en Tirreno. En caso de estar sano, nadie podría perderle de vista, pero en estas condiciones, corre mas por el hecho de aparecer en el centenario de la prueba que por sus opciones de triunfo. Los demás del equipo, buscarán la fuga, pero también saben que deben trabajar para los dos grandes puntales del equipo. Para ello cuentan con Carlos Barredo, Rosseler, Hulsmans, Tosatto, Van Impe y Visconti.
  • Rabobank. Equipo basado en Óscar Freire, ganador de la prueba en 2004, y que ha demostrado llegar con un buen pico de forma. El cántabro es muy listo, y un excelente fondista, y este año es el favorito número uno, si bien, la igualdad de la carrera juega en su contra. Freire parece olvidarse de los problemas físicos, y se ha compenetrado muy bien con Van Heeswijk. Además, tiene al potente Flecha con el, que o trabajará a su favor, o intentará utilizar su combatividad, aunque sabiendo que sus pruebas son Rouvaix y Flandes. Los demás también saben quien es el líder de los holandeses, y para ello van Boven, de Groot, Hayman (se ha metido bien en las llegadas de París-Niza, y podría gozar de algo de libertad), Horrillo y Van Bon (aconstumbrado a llegar en el grupo delantero estos últimos años).
  • Saunier Duval. Tras su triunfo en una etapa de la Vuelta pasada, Ventoso parece que este año puede explotar definitivamente, y esta es una gran ocasión para demostrar su verdadero nivel ante los mejores velocistas del mundo. Junto a el, Riccardo Riccò, que viene de realizar una Tirreno sensacional, con dos triunfos de etapa, y que de llegar en un pequeño grupo tras la escalada del Poggio, podría imponer su buena punta de velocidad. El conjunto cántabro está compuesto también por Millar, Belohvosciks, del Nero, Ángel Gómez, Benítez y Mori (décimo en 2005).
  • Team CSC. El australiano Stuart O´Grady es un ciclista apto para esta carrera, pero que se está abonando a buenos puestos y pocas victorias en los últimos años. En esta prueba acumula un tercer y un cuarto puesto, y ya ha estuvo a punto de llevarse la última etapa de Tirreno, en que Koldo Fernández le ganó la partida sorprendentemente. El otro esprinter del equipo, Juan José Haedo, se irá curtiendo en pruebas de este nivel, pues hasta ahora le han dado oportunidades en carreras menores. También cuentan con Cancellara (en una alarmante baja forma) y con Schleck (buscará filtrarse en escapadas en los momentos claves), además de Kroon, pero este último se dedicará mas a trabajar a favor de su escuadra. Los demás son Breschel, Ljungqvist y Roberts.
  • Team LPR. El premio del equipo ya es la invitación, por lo que todo lo que hagan será bienvenido. Cuentan con Quique Gutiérrez, que ya fue segundo en el Giro pasado y se está preparando para intentar realizar una actuación similar. Borut Bozic por su parte será su hombre rápido, aunque no se sabe como responderá en una prueba de tanto nivel. También tienen en sus filas a Solari, décimo en la Milán-Turín. Los demás participantes son Ignacio Gutiérrez, Marcato, Bellin, Dietziker y Traficante.
  • Team Milram. Entre sus ciclistas cuentan con cinco victorias en la competición italiana, cuatro de ellas de Zabel y otra mas de Petacchi, aunque ninguna la consiguieron bajo la disciplina de Milram. El alemán parece tener poco fuelle, pero sus coletazos son muy importantes, con dos victorias el año pasado en la Vuelta y la plata del Mundial en Ruta. Mientras tanto, el italiano ya fue segundo el año pasado y parece haber recuperado las piernas que le convirtieron en el mejor esprinter del mundo, tras un 2006 bastante flojo a partir de abril. Además, en caso de llegar en grupos pequeños, Astarloa y Celestino aumentan sus probabilidades. El primero fue campeón del mundo en 2003, y undécimo el año pasado en Vía Roma, y el segundo fue subcampeón de Italia la temporada pasada y ocupó ese mismo puesto en esta competición el año que ganó Bettini. Para finalizar, están Knees, Ongarato, Sacchi y Velo.
  • Tinkoff. El comienzo de año de los rusos es excepcional, y se están ganando a pulso las invitaciones para bastantes de las pruebas importantes. Su jefe de filas será el campeón olímpico en pista de puntuación, y que ya se impuso en el Trofeo Laigueglia. El joven Ignatiev sin embargo puede durar la gran longitud de la prueba. También hay que seguir a Richi Serrano, que pese a las caídas no hizo una mala Tirreno-Adriático, y es una prueba que no le viene nada mal. Hay que estar atentos también de como llegue Commesso, pues podría intentar la táctica de Samuel Sánchez estos años, aprovechando su facilidad en los descensos. Los demás tampoco pueden dejarse de lado, y son Aggiano (al contrario que casi todos sus compañeros, ya la ha disputado llegando a ser duodécimo), Brutt (ganador del GP Chiasso), Kiryienka (séptimo en Tirreno), Contrini y Mindlin
  • T-Mobile. Muy cerquita ha estado el campeón luxemburgués Kim Kirchen de llevarse la Tirreno Adriático, y además fue tercero en Milán-Turín, por lo que si consigue llegar con un grupo reducido sus opciones de triunfo son amplias. Sin embargo, la opción al sprint con Eisel tampoco es mala para los alemanes, aunque la longitud de la prueba le puede pasar factura, al igual que a Ciolek, que tras sus victorias en Alemania y el Campeonato del Mundo sub-23, sigue probándose con los grandes del ciclismo. Para esto trabajarán Bernucci (gran trabajador, que tendrá sus días de gloria en pruebas menores), Gerdemann (debe preocuparse mas de vueltas de una semana), Klier (entre los 20 primeros estas dos últimas temporadas), Knaven y Pinotti.
  • Unibet.com. Cuentan con dos buenos esprinters, que si llegan con el grupo podrían sorprender a los favoritos. Estos son Baden Cooke y Jimmy Casper. El australiano no ha empezado mal la temporada, aunque sabe que quizá pueda brillar mas en las clásicas belgas. Mientras tanto el francés, ya se ha llevado el Memorial le Samyn y los 3 días de Flandes Occidental, pruebas menores, pero en las que estuvo con un buen nivel, y ya sorprendió a los Hushovd, Boonen y demás en el Tour del año pasado. Los dos sprinters no estarán solos, sino que les acompañan Coyot, Ten Dam, Gardeyn, Zanotti y Hunt (ganador de la Marsellesa), si bien todos ellos prefieren las pruebas con pavés.

FAVORITOS

*** Freire, Hushovd.

** Paolini, McEwen, Petacchi, Pozzatto, Bennati.

* Ballan, Davis, Bettini, Boonen, Reynés, O´Grady, Eisel.

6 comentarios:

Conde dijo...

Excelente trabajo como siempre aupaavenida. Solo un comentario para agregar, Nocentini creo que no corre.

Gracias y continua asi!!! :)

avenida dijo...

Gracias por el apunte Conde, y bienvenido a la sección de comentarios. Nocentini sufre bronquitis y le sustituye Mandri

Masten dijo...

Ciolek tiene una muy buena oportunidad para consagrarse. Riccò está bastante fuerte y podrá intentarlo desde lejos. Eso si, sólo, practicamente imposible. Me veo venir el ataque Ignatiev & Riccò. Entonces que tiemble el pelotón.

Ludwig dijo...

Otra vez muy buena presentación Avenida :)

Para mí que debería incluirse hacia el final alguna subidilla más dura que seleccione algo más el pelotón, que es que todos los años llegan 60-80 a la volatta.

Aunque las apuestas dan máximos favoritos a Boonen y Petacchi, por mi parte, apuesto por Freire. También veo fuertes a Bennati, O'Grady y McEwen.

Además de lo que dice Conde, está la baja a última hora de otro de los favoritos, Hushovd.

zaragocista dijo...

Gran previa

Yo creo que en una clásica no hay favoritos. La puede ganar Freire o Bettini, como un mierdecilla que aparezca por ahí, como Backstedt en la Paris-Roubaix de hace dos años.


Yo apuesto por Bettini. Es decir, llega mal, no está en forma, se cayó hace poco....pero es Bettini. Ahora solo falta que me digais que no va jaja.


Saludos.

zaragocista dijo...

Victoria para el maestro Freire, pero ahí estuvo Bettini. Que genio.